Los casos de Al Capone y Lucky Luciano

(La Nación, 27/08/2008; Diario Extra, 29/08/2008)

Para cumplir las órdenes dictadas por Alphonse Al Capone, seis sicarios arribaron a Brooklin el 1° de julio de 1928 con la misión de asesinar a Frank Yale, poniendo así fin a la guerra de mafiosos italo-irlandeses. Con ello Al Capone, hijo de inmigrantes italianos, nacido en Brooklin el 17 de enero de 1899, se convirtió en el gran jefe de la mafia y dirigió desde Chicago el crimen organizado de EE. UU.
Las redes delictivas se lucraban indebidamente de la prostitución y continuaron con el trasiego ilegal de licor, que, no obstante ilícito, era de giro normal de los mafiosos desde la ley Volstead, que prohibió las sustancias alcohólicas en ese país (normativa conocida popularmente como “ley seca” o como “la prohibición”), en vigencia desde el 16 de enero de 1920. En una época en que tres dólares eran el salario semanal de un albañil, la organización de Al Capone llegó a acumular millones de dólares.
Las actividades impunes del capo molestaban al presidente Calvin Coolidge, por lo que encomendó su persecución al fiscal especial del Distrito Norte de Illinois, George Johnson. Este formó un equipo de policías federales a cargo de Elliot Ness.
El grupo policial se conoció como Los intocables, para señalar que no podrían ser tentados por las altas sumas pagadas por Capone en concepto de sobornos. Además, el fiscal Johnson incorporó a Arthur Madden, quien era Jefe de la División Criminal del Servicio Interno de Recaudación de Impuestos (IRS).
El trabajo culminó el 12 de enero de 1931, cuando se impuso pena de once años de prisión a Al Capone, por evasión fiscal en los períodos comprendidos entre 1924 y 1929.
Otro gángster que dejó su impronta en la historia criminal de los Estados Unidos de América fue Charles Lucky Luciano, cuyo verdadero nombre era Salvatore Lucania, quien nació en 1887 en Lercara Friddi cerca de Palermo y llegó con sus padres y hermanos a territorio estadounidense en 1906.
Con el tiempo, Luciano se convirtió en el capo di capi; abrió el círculo de criminales italianos bajo su mando, de modo que sus filas se vieron reforzadas por irlandeses, mexicanos, judíos, sirios, polacos y alemanes; la venganza y la intimidación fueron impuestas por su brazo armado que se denominó Asesinos S. A., quienes al mando del sicario Albert Anastasia en una ocasión ejecutaron a 62 personas por orden de Lucky Luciano.
En 1933 el alcalde de Nueva York, Fiorello La Guardia –con el decidido apoyo del presidente Franklin Roosvelt–, comisionó al fiscal de Distrito, Thomas E. Dewey, la persecución del mafioso italiano hasta llevarlo a prisión.
El trabajo coronó con éxito en 1936, cuando se impusieron a Lucky Luciano penas de 30 y 50 años de prisión por 62 violaciones al Acta Mann, una ley de 1910 que reprimía con cinco años de prisión el traslado interfronterizo de mujeres con fines de explotación sexual.
Ni Capone ni Luciano fueron juzgados ni condenados por la extensa lista de homicidios que ordenaron, pues los autores intelectuales prevén la forma de no dejar prueba de sus órdenes o contrataciones de sicarios.
Lo usual es la condena por homicidios a los ejecutores, mientras se absuelve por falta de pruebas a los acusados como autores intelectuales de las muertes. Sin embargo, las lecciones dejadas por los fiscales George Johnson y Thomas E. Dewey son las de investigar y acusar a los capos del crimen organizado por todos los delitos que hubieran cometido, sin importar si la condena sobreviene por hechos menos importantes que los homicidios; lo peor sería la impunidad total.
Muchas veces las fiscalas y los fiscales, cuando acusan a los grandes capos o a autores intelectuales de homicidios –en cualquier lugar del mundo, incluida Costa Rica– chocan con la falta de pruebas por distintas razones, por lo que siempre es un éxito la condena, al menos por un hecho menor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: