Tua culpa

(La Nación, 14/12/2011)

De acuerdo a El Economista de España en su edición del 1o. de diciembre pasado, el presidente de Francia Nicolás Sarkozy declaró: “[…] que la causa de esta crisis [económica] se remonta a finales de los setenta ‘con la instauración de una globalización sin otra regla que la de garantizar la libertad de comercio’, y subrayó la voluntad del país de volver a tomar las riendas de su destino […]” (http://www.eleconomista.es). Esto es, la Gran Recesión mundial de 2008 es consecuencia directa del libre mercado sin regulación, de donde Sarkozy propone retomar el control del futuro y volver a intervenir la economía. Dio cuenta de esto también La Nación en su editorial del 5 de diciembre. Lo importante es que lo diga el presidente de uno de los países más poderosos del planeta.
Inmediatamente se adoptara en el mundo el libre comercio sin regulaciones, se vieron los resultados catastróficos de un mercado sin intervención estatal: la Gran Recesión de 2008 es la crisis económica más devastadora desde la Gran Depresión de 1929. Muy pronto, en octubre de 2008, llegó el mea culpa del expresidente de la Reserva Federal de los EE.UU., Alan Greenspan, quien es uno de los artífices de la debacle: “[…] El ex presidente de la Reserva Federal afirma que se encuentra en un estado de ‘incredulidad escandalizada’ por el hecho de que la autorregulación no funcionara en el sector bancario. Ahora admite que es necesario llevar a cabo cambios en la normativa relativa al fraude, a la liquidación y a la titulización [sic], ‘por mucho que (él) prefiera lo contrario’ […]” (El país, 26/10/2008).
Frente a esta tragedia de proporciones bíblicas, primero Greenspan y ahora Sarkozy claman por la intervención estatal y la emisión de normas reguladoras de la economía. Probado está que el libre comercio —y no quisiera el intervencionismo absoluto— solo funciona bajo claros límites en tutela de la libertad de todos.
Por desgracia nuestra, quienes debían hacerlo —individual o colectivamente— decidieron sin observar las noticias, todavía frescas, de los recientes desastres económicos provocados por la desregulación: habían reventado las burbujas financieras en Asia (1997) y Colombia (1999), y se había observado la triste historia del corralito en Argentina (2001). Prueba de sobra se tenía, como se tiene ahora en abundancia, para refutar definitivamente la hipótesis de la autorregulación del mercado y para afirmar que el Estado debe imponer el marco normativo a la economía; pero se obviaron esas pruebas y se partió de una premisa sin base real. Una teoría falsa condujo a una decisión nefasta. El capricho de pocos ha sido la tragedia de muchísimos.
Se sabe hace tiempo, por ser un fenómeno ampliamente estudiado (Burns-Mitchel), abolir la regulación es el inicio de un ciclo económico, continúa con una crisis y cierra con la vuelta a emitir reglas por parte del gobierno; en el camino se derrumban mercados y con ellos la vida de millones de seres humanos. Si esto es de sobra conocido, suprimir la intervención estatal de la economía ya no será parte de una dinámica popperiana de “ensayo y error”; antes por el contrario no habría equívoco sino indudable mala fe.
Quien después del desastre al que asistimos proponga una vez más desregular, debería ser atendido para que —exclusivamente— responda algunas interrogantes: ¿por qué la insistencia en eliminar reglas y con ello destruir la economía? ¿quiénes se benefician con cada ciclo? ¿quiénes al final se quedan con el dinero? ¿quiénes indemnizarán a las víctimas? Pero también deberían contestar los responsables del pasado, pues cada crisis significó un altísimo costo humano y es imperativo tener esa información directamente de aquellos que tomaron las decisiones, es decir de los culpables.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: