Don Jorge Rojas Espinoza

(La Nación, 27/12/2011)

El pasado 11 de diciembre murió, a la edad de 92 años, el que fuera segundo Jefe del Ministerio Público: don Jorge Rojas Espinoza. El país perdió una gran persona que lo hizo bien en todas las esferas que le tocara vivir. Supe de él durante mi adolescencia, al trabar amistad con dos de sus hijos, Federico y Luis Antonio; sin conocerlo personalmente me formé el concepto de un caballero y de una gloriosa leyenda de la Liga Deportiva Alajuelense. Después fui su subalterno en las agencias fiscales de Alajuela y Puriscal (1984); hoy me honro de haber servido bajo las órdenes de un profesional de trayectoria acrisolada, de “Don Lalo”, quien sin mácula sirvió al país tanto en la función pública como en el ejercicio privado de la abogacía.
Don Jorge acompañó al primer jefe y fundador del Ministero Público José Francisco Chaverri. Este murió en el año 1976, por lo que correspondió a don Jorge convertirse en el segundo jefe, continuar el proyecto y consolidar jurídica y éticamente la novísima institución. Puso su sello personal, pero antes que destruir impulsó y fortaleció el trabajo de don Francisco. Para ello formó un binomio de excelencia con don Fernando Cruz.
Me desempeñaba como fiscal general cuando celebramos el XXX aniversario del Ministerio Público (2005). Entre las actividades conmemorativas, aprovechamos para develar los retratos de los ex fiscales generales, ante la presencia de autoridades nacionales y de todos los fiscales generales de Centroamérica, quienes concurrieron al evento para reconocer a la institución costarricense. En esa oportunidad –a sus 86 años– don Lalo engalanó un almuerzo con un espontáneo y magistral discurso, que cerró con un extenso poema declamado de memoria. No fue solo el verbo sino el mensaje acerca de la necesidad del Ministerio Público para la democracia, lo que arrancó extensos aplausos y suscitó positivos comentarios de los asistentes.
A partir de ese momento Don Jorge se convirtió en un fulcro moral para mi gestión. En los trances más duros, cuando la Fiscalía General fue atacada por cumplir su función, se sumó a otros ex jerarcas del Ministerio Público con oportunos y sabios consejos del profesional íntegro, inteligente y experimentado.
Cuando la asociación alajuelense de abogados lo reconociera como profesional del año (2009) se me concedió el honor de dirigir unas palabras al auditorio, que aproveché para destacar la vida de Don Jorge como jurista, como funcionario publico y como ciudadano comprometido con la patria; en suma: como persona ejemplar. Pero frente a sus méritos, cualquier discurso u homenaje resultó insuficiente. Hacía parte de una categoría de personas en vías de extinción.
Ahora que Jorge Rojas Espinoza partió de este mundo, no puedo dejar de agradecer como ex integrante del Ministerio Público –pero sobre todo como costarricenses– su trabajo por la patria y su apoyo personal. Mi solidaridad con su distinguida esposa María Eugenia Aguilar Mirambell, y con sus hijos María Austelina, Ofelia María, Federico, Alis, Silvia y Elizabeth.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: